lunes, 10 de agosto de 2009

La Elfa Obesa

De niños nos relatan cuentos como el patito feo donde nos enseñan que de mayores vamos a borrar todos nuestros complejos y ser iguales que la mayoría este cuento pretende luchar por la aceptación de todas las minorías, somos diferentes pero somos iguales.

Erase una vez un hermoso reino habitado por los más maravillosos y mágicos seres del planeta: los elfos. Los Elfos son bellos, estilizados con voces inconfundibles y encantadoras seres poderosos que serían reconocidos tan solo por la tranquilidad y hermosura que reflejan sus rostros, dicen algunos expertos en seres fantásticos que tan solo se pueden vencer en caso de estar deprimidos y nadie ha conocido jamás un elfo feo o con defectos físicos o con problemas médicos evidentes como de vista o de dientes que los obligue a llevar gafas.

En nuestro reino de elfos sucedió algo impensable el rey de los elfos había tenido una elfa obesa, la única elfa gorda conocida hasta el momento con grandes poderes y una hermosa personalidad pero al fin y al cabo era la elfa más diferente de todo el mudo èlfico. Cuando nació nuestra pequeña elfa rellenita ningún elfo del lugar comento nada ya que creían debido a su peso que se deprimiría y moriría con los años pero nada de eso sucedió, nuestra protagonista era un ser alegre y encantador que ayudaba a todo el mundo y nadie jamás le borro su sonrisa de aquella encantadora cara.

Cuando llego el momento de decidir si la joven princesa debía tomar el trono de los elfos comenzaron los problemas - "no nos puede representar es un elfo gordo"- decían unos -"cuando vea a los hermoso reyes de otros hermanos elfos se deprimirá" decían otros, pero algunos seres del reino confiaban en el derecho y en la sabiduría de la princesa para guiar al pueblo mágico, así que los defensores convocaron una reunión para convencer a los detractores de el error de rechazar a una sabía y bella elfa como reina. De aquella reunión ningún acuerdo salió, así que los defensores de la elfa diferente decidierón hacer un hechizo para convertirse a su vez en elfos gordos, con grandes mejillas sonrosadas y barriga redonda y blandita para obligar a los detractores a admitir a la princesa.

Pero los detractores aún así no cambiaron de postura, incluso una de las elfas más hermosas de la tribú de elfos decidió pedirle la mano a la princesa obesa ya que decía que nunca había conocido ser con tan buen corazón y tan hermosa sonrisa, con lo cual el revuelo aún fue mayor, además de gorda, lesbiana. Y así se fueron pasando días y semanas sin que nadie en el reino llegase a un acuerdo.

Un día la princesa cansada ya de tanto alboroto utilizo su poder sobre el pueblo y los convirtió a todos en elfos obesos durante una semana, los que antes habían levantado la voz en contra de la princesa callaron y los que voluntariamente se habían solidarizado con ella les enseñaron a convivir con su diferencia. Llego el día de tomar el trono y la diferente princesa fue reina, en ese momento devolvió la forma esbelta al su pueblo y les dijo "con mi magia también habría podido disimular y ser como vosotros pero prefiero seguir siendo somo soy y serviros honradamente" Desde aquella todos los elfos respetan la belleza y la diferencia de los demás incluso de los peludos orcos.

2 comentarios:

Je dijo...

Me ha encantado:). Saludos!

clementine dijo...

jajaja Ademas de Gorda Lesbiana ! Suele ocurrir que tontos son algunos seres xD

palyginti kainas