sábado, 6 de diciembre de 2008

Bocetos Lésbicos (Final)

Un nuevo diseó de blog para terminar el año y más sueños que perseguir...

Una vez en la cama, la pintora tenía la extraña sensación de haber tenido una vivencia real en aquel Harem, cansada y adormecida de nuevo, cerro los ojos y comenzó a soñar de nuevo con aquel imaginario lugar.

Como si se acelerase el tiempo unas horas, cuando contacto de nuevo con aquel mundo se topó con que la mujer que había retratado estaba siendo atacada verbalmente por las mujeres que desde la distancia ojeaban el proceso del retrato. (ver Bocetos Lésbicos 2). Parecían recriminarle alguna cosa que nuestra artista no conocía, cansada ya de aquella humillación decidió separar a su modelo de él grupo de mujeres chismosas y envidiosas.

Convencida de que lo que estaba viviendo era tan solo un sueño, se llevo a la mujer a los hermosos jardines de palacio a pasear. Charlaron durante largas horas, intercalando sus profundas confesiones femeninas con besos y arrumacos que cada vez iban marcando profundamente el corazón de la mujer que convertía en arte el cuerpo femenino.

Como dos mujeres más de aquel casi divino lugar, se bañaron desnudas, se acariciaron y porque dar más descripciones hicieron el amor como cualquier mujer puede soñar en sus noches más intimas. La mañana se acercaba y ninguna de las dos quería que aquella hermosa noche terminase jamás.

-Ten esta pulsera es para que jamás te olvides de mi-dijo la chica del Harem
-Esa frase suena a despedida....-respondió la pintora
-Es que lo es, tu me has dado vida con tus carboncillos y tu sueño, pero solo soy un dibujo más en tu imaginación.
-Pareces tan real....

El ruidoso despertador anunció el comienzo del día y el fin de todo sueño posible, todavía afectada por todo lo que acaba de sentir, nuestra protagonista se desperezó, se espabiló en la ducha y terminó la obra que la había llevado a sentir cosas que quizás solo suceden en sueños (o no quien sabe). Pasaron días y semanas, nunca se repitió aquella historia nocturna, por las noches antes de dormir observaba sus cuadros de mujeres en baños turcos y se preguntaba si algún día tomaría vida y saldrían del lienzo para saludarla.

Con el tiempo todo se olvida, a veces los sueños también, la chica del Harem se fue difuminando de la memoria y poco a poco, nuevos mundos, nuevas historias, nuevos dibujos llenaron la vida de nuestra creadora embarcándose en mundos fantásticos y maravillosos. Un a mañana se encontró con una pulsera encima de su almohada.

¿Fue un sueño convertido en realidad o quizás no? Desde aquel día la pintora persiguió sus sueños hasta el final, algún día se convertirán en realidad.

2 comentarios:

DiaFragMa's bLoggeR dijo...

Muy bonito!! y es una buena reflexion para muchas como nosotras ke seguimos un sueño, luchamos por un sueño, para ke en algun momento de nuestra vida...sea simplemente una linda realidad!!!!

Saludos!!! una lectora mas en tu blog!!

VenGaDora

Anónimo dijo...

Como lesbiana feminista venezolana, y profesora de la universidad del zulia en estudios de género lésbico, me encanta esta web¡¡¡ elida aponte sanchez

palyginti kainas