viernes, 15 de agosto de 2008

Confesión lesbiana

Esta vez me tomo la licencia de dedicarle unas palabras a las persona que más quiero en el mundo

Soñaba despierta con poder acariciarte cada mañana, besarte cada mediodía, sonreírte cada tarde y acurrarme a tu lado cada noche. Soñaba con palacios de hermoso cristal, donde lo que más deslumbraba era tu sonrisa, donde lo importante era simplemente ser feliz. Soñaba con escalar el Everest solo para regalarte un copo de nieve y sigo soñando... Tengo la suerte de poder soñar a tu lado todos los días y además de poder compartir contigo esos sueños.

Tengo un secreto: cuando juego a esconderme entre tus piernas en el medio de sábanas de raso, cuando el dulce sabor de tus labios es disfrutado por mi golosa boca, cuando la temida humedad se convierte en placer adulto, me convierto en una heroína. Soy capaz de trepar al edificio más alto de la ciudad sin apenas esfuerzo o de derribar un muro de acero solamente con desearlo.

Utilizo esos fantásticos poderes que emanan de tu cuerpo para protegerme de la crueldad que acecha cada día a los diferentes, a los débiles, a los raros, a los que por su libertad molestan. Te protejo cuando duermes de los malos pensamientos que a veces molestan tus sueños siempre hermosos, o eso creo. Tu me cuidas y me conviertes en heroína por la simpleza de amarme, de acompañarme a cada segundo con tus sentimientos, me regalas la fuerza cada vez que me tiendes la mano. Te amo.

Cuando tengo miedo busco tu pecho siempre dispuesto a abrazarme y si estás despistada me cuelo por los bolsillos de tu pantalón para explorar con mis dedos tus curvas de venus, mis labios buscan tu cuello sedientos de tu fragancia de mujer, no lo puedo evitar, soy una adicta a los latidos de tu corazón por ello no puedo resistir a escuchar como se acelera lentamente mientras pícaramente sigo jugando con mis manos en tus caderas.

Amo cada poro de tu piel, amo cada paso que das, amo nuestro futuro, amo ser capaz de ser una heroína de cómic a tu lado, amo escribir cuentos para ti, amo ser mujer y estoy orgullosa de ser lesbiana porque así soy capaz de sentir eso y más. Ojala fuese capaz de describir con palabras todo lo que me colmas solo con tocarme, pero como no lo soy, me convierto en una mujer con súper poderes capaz de superar casi cualquier problema.

Este es mi secreto no se lo cuentes a nadie, los héroes aunque sean solo héroes de amor también tienen enemigos, en mi caso mi gran enemiga es la temida homofobia, así que desde este pequeño rincón os ánimo a todas a convertiros en heroínas todas las mañanas. Ser una súper héroe puede llegar a ser realmente gratificante.



1 comentario:

clementine dijo...

Hermosas palabras, expresas perfectamente la magia de ser mujer y amar a una mujer, nos sentimos super heroinas con solo alegrasles con poder tocarles y hacer sentir lo que jamas imaginaron, despestar cada uno de sus sentidos y llevar el placer a otro nivel sin duda es algo que solo como mujer puedes sentir no cambio esa sensacion por nada y menos la paz que trasmite el calor de una mujer.Gracias por tus palabras

palyginti kainas